Busca las entradas que quieras en en este blog

domingo, 10 de diciembre de 2017

¿Empezamos el viaje?

Te llevaré donde quieras.
A un monte ¿Calvario u Olimpo?
A una derrota ¿Waterloo o Ebro?
A una victoria ¿Tus labios o tus piernas?

Tu decides donde quieres que vayamos.
Podemos simplemente quedarnos,
o irnos a un sitio que esté cerca de casa,
donde se quiebren las nuevas
y las viejas pasiones,
donde la luna sea la misma
todas las noches.

O podemos irnos lejos,
más allá de lo desconocido
y abrazarnos en lugares exóticos
y descubrirnos sobre sábanas orientales
y olvidarnos de la herida.

Podemos estar así el tiempo que quieras
hasta que la muerte nos separe,
hasta que la vida nos aguante
o hasta que dejemos de querernos.
Tu tomas la decisión final
¿Empezamos el viaje?

viernes, 24 de noviembre de 2017

Yo soy.

Yo soy.

Quien vive en el mundo de los imposibles,
ahora que todo es posible en el mundo.

Quien roza el silencio en la noche perfecta
cantando un poema de angustia
sin letra.

Quien abre su mente confundida al día
y escucha silencios y calla por dentro
porque la noche ha invadido la mente
del resto.

Quien ama sin condiciones de edad
ni de nombre, poniendo los abrazos
como única frontera.

Quien no corta la rosa porque el principito
me enseñó que el amor está en las cosas
pequeñas.

Yo soy quien ha emprendido el vuelo
y baja a este mundo a enseñar las alas.

¿Pero en que mundo estoy
y que sueño me arrastra?
La respuesta es sencilla y la tengo clara. 

Estoy en un mundo que no espera
y que
está lleno de esperanza.

Me arrastra un sueño de mimbre,
ungir de esa fuerza al mundo que brilla
y traducir la pena
por unas sonrisas.

lunes, 30 de octubre de 2017

American beauty

Un hombre vacío
descubre
que el mundo está lleno de belleza,
lo descubre
como tantos miles de años atrás
lo hiciera otro hombre con el fuego
bajo el fulgor de las estrellas.

Es entonces
cuando su vida se llena.
Le llena un abrazo,
el oxígeno que respira,
la visión de un árbol,
el tacto de una piel ajena
y piensa
"qué afortunado soy
porque he percibido la belleza"

Ese hombre soy yo
y mi belleza ha cambiado de nombre,
ahora,
se llama poesía.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El dolor.

El dolor no se repara con la costumbre,
con la inercia repetida de la herida,
con el aguante en ojos que no lloran.

Sentir fortaleza es algo pasajero,
la murallas de hierro se oxidan
con oxígeno
y nosotros respiramos oxígeno.

El dolor se va como se van los martes,
con amar la vida
y vivir el llanto.

El dolor se va como se van los aviones,
con el día a día,
persiguiendo un sueño.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Si quieres perderme.

Si quieres perderme, vete.
No me hables.
No dejes ni un resquicio de tu esencia
que se pueda habitar.
No mires atrás.
No pidas ayuda.
No susurres.
No escojas por míseras circunstancias
los mismos lugares de tránsito que yo,
menos si son el camino al miedo, al dolor o a la incertidumbre.
No parpadees, creando con tus ojos
una luz que ilumine toda la noche.
No tiembles ante el paso hacia adelante.
No te arrepientas de la huida.
No me devuelvas lo que te di, es tuyo ahora, dale un nuevo significado fuera de mi.
No esperes a nadie, menos a alguien como yo.
No dejes tus huellas en el castigo del tiempo.
Si quieres perderme vete
y no vuelvas nunca,
porque yo ya te habré perdido
para siempre.

Imagen de "Mira" (encontrada en telegram)


domingo, 10 de septiembre de 2017

Soledad.

Al final estoy solo.
En esta soledad de estrella ignífuga.
En esta soledad de corazón vacío.
En esta soledad de hojas perennes.
En esta soledad de instantes etéreos.
En esta soledad de bosque retorcido.
En esta soledad de un mundo sin mi.

Al final me iré.
Me iré al espacio y seré polvo.
Me iré a la sangre y seré virus.
Me iré a las hojas y seré otoño.
Me iré al tiempo y seré la muerte.
Me iré al bosque y seré la bruma.
Me iré del mundo y no seré.

Y cuando no sea,
todo continuará
en esta basta destrucción
de lo cotidiano,
en esta estrafalaria broma del destino
que se ríe de nosotros
dándonos la última esperanza
y a su vez
la ilógica ignorancia de Pandora.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Te espero en la nada sin nada de nada de ti.

Una tarde inferior a cien mil tardes
todo el ruido es lejano,
huye de mi rango auditivo,
toda imagen se desvanece,
escapa de mi rango visual,
mi percepción del todo es vacía y oscura.

Esta vez no vienes a buscarme,
te he perdido
(como todo se va perdiendo
                   [inevitable el padecer
                              del ser humano]
en la nada)
y ya nada te traerá de vuelta,
ni siquiera mi lamento.

Miro al infinito,
esperando (la esperanza
                        [fe sin religión]
es inevitable cuando todo está perdido) 
que algo me salve
de esta muerte
y no hay nada en la nada de ti.

Esta vez no será como otras veces,
he malgastado todas las oportunidades
y estoy
(como siempre lo he estado,
a pesar de negarme y negarlo)
completamente solo.