Busca las entradas que quieras en en este blog

domingo, 8 de mayo de 2016

El tirano debe morir.

El tirano debe morir,
pues un monstruo brota de mi sangre,
solo para verlo sin aliento.

Soy un monstruo de sangre,
sangro por el odio que te tengo,
sangro por la muerte que me das,
sangro por la muerte que te debo.

Sólo queda sangre en el silencio.
Sangre de la herida, fuego eterno,
sangre que se agolpa por mi cuerpo,
sangre que se torna ahora en armas,
en hirientes y cortantes espadas.

Casi se apodera de mí,
sangre que me lleva a la locura,
sangre que ya no tiene cordura,
sangre que me está dejando ir.

No me dejes ir, que me equivoco.
Pregunto:
¿Y si a algún alma libre llego a herir?

Sangre, vuelve y no me dejes loco.
Respondes:
-El tirano debe morir-.

OJALÁCAFÉ


No hay comentarios:

Publicar un comentario