Busca las entradas que quieras en en este blog

lunes, 29 de agosto de 2016

Entre las calles de mi pueblo.

La tranquilidad invade mi cuerpo mientras paseo por el pueblo
y voy contando los tulipanes que vuelan por el viento.

Aquí lo efímero parece eterno y lo eterno efímero.
Caen las casas viejas mientras mi mirada las observa una a una.

No hay ninguna sensación parecida a la de perderse por calles que conoces
o la de comer helado en un mirador mientras el pueblo grita cristales y deja posos de café.
La naturaleza forma parte del todo, hay árboles que parecen contar historias
y personas mayores que las cuentan del todo si sabes como preguntar.

Hay tanta vida dentro de estas calles que parece que la vivo con solo respirar.
Hay tanta magia dentro de este pequeño mundo que parece que invade el aire.

No se que será de mi cuando el silencio del asfalto me arañe la garganta.
Cuando el delirio de otro mundo iluminado me dañe los ojos.
Cuando la presión de una naturaleza muerta me coma por dentro.
Cuando la monotonía de un tiempo que corre más de la cuenta me desgarre las tripas.

En ese momento solo podre volver, volveré a caminar y respiraré este aire tan humano.
Y quizás algún día pueda hacer ese otro mundo tan humano como este.
Hasta entonces, si me pierdo, buscadme entre las calles de mi pueblo.

OJALÁCAFÉ.
©Alfonso Javier Fernández de Gea

No hay comentarios:

Publicar un comentario