Busca las entradas que quieras en en este blog

martes, 25 de octubre de 2016

Mirarte/me a los ojos.

Quiero mirarte a los ojos
y encontrar en cada milímetro
de tus pupilas
un deseo hacia mis carnes.

Quiero verme reflejado en el mar
más azul y libre que conozco
y perderme entre las olas al navegar
lentamente hacia tus pupilas.

Quiero mirarme desde ellos
y explorar como me observa tu mirada,
como tiembla y de repente se para el tiempo
cuando me miras.

Supongo que tu querrás lo mismo,
ver desde mis ojos como te amo,
como mi iris se ilumina con tu iris
después de un pequeño parpadeo.

Al fin y al cabo todos desearíamos vernos
reflejados en los demás.

Y quizás sea un poco egocéntrico
que pretenda mirarte pero quiera mirarme,
que pretendas mirarme pero quieras mirarte.

Después de todo,
sólo nos estamos mirando
el uno al otro,
el uno desde el otro.

Y en este momento nos sentimos felices
al ver que seguimos mirándonos,
amándonos como siempre,
entre nosotros
y a nosotros mismos.

OJALÁCAFÉ.

©Alfonso Javier Fernández de Gea

(Imagen: Marina Abramovic , famosa artista de performance se reencuentra con Ulay , un famoso artista de performance con el que participo en varios proyectos y que fue el amor de su vida, tras 23 años sin verse, entonces, se ven más que nunca y la emoción llena a atmósfera. La más pura demostración de que las miradas lo dicen todo)










martes, 18 de octubre de 2016

Dos lunares

¿Sabes lo que más me llama
la atención de ti?
Esos dos lunares que tienes
debajo del ojo izquierdo.

Son como dos satélites orbitando
por el espacio eterno
de tu rostro. 

La muestra más bella
de la imperfección.

Aparte de eso, en tu universo
aún me quedan muchas cosas
que descubrir.

Como a qué sabe el humo
de las supernovas de tabaco.
O como es que brillan tanto
las estrellas de tus ojos.

O si tus labios ocultan
que tu boca
es un agujero negro
que la atrae hacia la mía.

Incluso las constelaciones
escondidas en tu espalda
dispuestas a ser dibujadas
por mis manos con caricias.

Quiero descubrir ese universo
que formas con tus pupilas al mirarme
antes de que nos mate
la materia oscura
de una vida
sin espacio,
sin tiempo,
sin amor.

OJALÁCAFÉ

viernes, 7 de octubre de 2016

Incendio en el campo de trigo.

Hay un incendio en el campo de trigo
que lo devora todo,
son las llamas del olvido.

Y con él, se quema mi vértigo horizontal,
pues de tanto haberme dado de hostias
ya no le tengo miedo a las alturas.

Es inútil que vengan los bomberos
pues estas llamas son ahora inmarcesibles
como rosas de fuego 
cuyos pétalos solo desaparecerán
cuando acabe este incendio.

Hay un incendio en el campo de trigo,
se va quemando una a una cada espiga de trigo
y el campo se convierte en humo y ceniza
que llena la atmósfera del color más negro.

Me perjudican los instantes
en el que el calor de las llamas
se hace más potente
y te recuerdo bailar y cantar entre el campo
y como a veces te perdias
y yo te perseguía sin saber muy bien
porque.

Hay un incendio en el campo de trigo,
aquel campo que plantamos juntos
ahora no es más que tierra quemada.
Pronto lloverá y volverán a crecer las plantas
pero ya no estarás tu
y por fin habrás desaparecido.

Pincha aquí para ver la primera parte del poema

OJALÁCAFÉ

©Alfonso Javier Fernández de Gea

Licencia de contenido de terceros: f7400ab2-eabf-343e-8b2e-eb8f8be4f66b

sábado, 1 de octubre de 2016

Los niños corren hacia el tranvía.

¡Ay! Si vierais a los niños
coger hoy el tranvía
corriendo,
como yendo a una aventura,
con una energía tremenda,
con su característica inocencia,
descubriendo un mundo
donde la magia reina.

Espero que nunca descubran
que es una puta máquina infernal
donde el aire no existe
y solo hay un ruido
camuflado de silencio.
Donde la gente desea
bajarse en la próxima parada
para seguir existiendo
en su monótona existencia,
sin aventuras,
sin magia,
sin inocencia.

OJALÁCAFÉ.
©Alfonso Javier Fernández de Gea