Busca las entradas que quieras en en este blog

sábado, 12 de noviembre de 2016

Hálito de aura.

El mundo debería, como ella,
estar repleto de energía humana.

Pero no de esa humanidad
que ahonda en las heridas,
que hace arder el mundo
con el odio como única bandera.

Hablo de esa humanidad
que cura las heridas
y hace arder el mundo
con la ilusión como única bandera.

Pero no quiero detenerme demasiado
en esta reflexión,
hoy ella es musa,
debería hacerla símbolo de este poema.

Si la ves darás por hecho
que tanta energía no cabe
en un recipiente tan pequeño.

Pero si la conoces
sabrás el secreto
y es que su corazón es como el alma
de la hormiga descrita por Katy Parra.

Desprende esa energía por todas partes
y en ese instante es cuando sientes
que es posible volar de nuevo.

Cuídala si la tienes a tu lado,
pocas cosas te hacen avanzar tanto
como una sonrisa repleta
de un hálito de aura.

OJALÁCAFÉ.

©Alfonso Javier Fernández de Gea

Para Aura, una amiga que está repleta de energía humana, con la que siento haber conectado muy bien y gracias a eso puedo decir sin temor a equivocarme que esa energía es un gran aporte personal que ella hace para que sus amigos sean un poquito más felices. Gracias por tu energía y amistad. Sigamos creando versos y recuerdos juntos.

(Fotografía: Mis nuevas amigas de Murcia, Aura y María del Mar que son un amor y además son poetas, luego me quejaré de mi mala suerte. La fotografía es mía con una cámara que cogí prestada a un chaval majo.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario