Busca las entradas que quieras en en este blog

sábado, 24 de diciembre de 2016

Los minutos homogéneos (Poema sin la letra a)

Pido el cielo desde entonces,
desde que tengo tu recuerdo.
El color verde de tus ojos,
el tiempo perdido entre los hilos.

No se tenerte en los momentos que escuecen,
no se decirte lo que siento.

Huyo de los pliegues rígidos de tus ojos,
del velero indómito que rompe el viento,
de los tréboles perdidos en tu muro.

Como en el pueblo de silencio eterno,
te veo de frente pidiendo huesos,
juicio de fuego en gentiles humos.

Pierdo los estribos, me enloquezco,
sobre el tiempo de morir con los segundos,
el rocío vierte dolor sobre mi cuerpo.

Aquí se pierde el fin de este cuento,
contando los minutos homogéneos 
de este tiempo que muere sin solución. 

OJALÁCAFÉ

Bueno, esta ya es la última entrada del año que se acaba, 2016, por ello voy a escribir unas cuentas cosas. Lo primero es que este poema es un pequeño reto que hizo una amiga en Facebook, un poema sin la letra A, hice una muestra en los comentarios y he añadido unos cuantos veros y lo he pulido un poquito para publicarlo. Lo segundo es que quiero agradecer a todas las personas que me han estado apoyando este año, a todas las que me han ofrecido oportunidades, a todas a las que me ha unido la poesía y a todas las que leen este blog diariamente, semanalmente, mensualmente, anualmente. Mil gracias. Por último quiero desear unas felices fiestas, esta época hay que aprovecharla y pasarla con nuestros seres queridos, esforzándonos por conseguir todos esos sueños que aun nos quedan pero disfrutando del camino, amando a los demás y amándonos a notros mismos. Con eso lo he dicho todo. ¡Versos y Cafeína!

©Alfonso Javier Fernández de Gea

domingo, 18 de diciembre de 2016

Mis manos deslizándose por tus mejillas.

Cuantas veces he visto
mis manos deslizándose por tus mejillas,
tus lágrimas siendo secadas por mis manos.

De tus ojos salir ríos de tristeza
y yo intentar cortarlos con mis brazos. 

Te he visto llorar tan triste
que la humedad padecía entre mis dedos.

Cuantas veces he intentado
acercarme más a ti en esos momentos,
mostrarte que estoy a tu lado.

Pero sabía que no era lo que necesitabas,
que tan sólo querías encontrarte a ti misma
y que yo estaba ahí para ayudarte.

Cuantas veces he visto
mi tristeza posándose sobre tus manos.
Tus huellas dactilares
parando la sangre que emano.

Luchamos a muerte en cada batalla
y salimos heridos, sangrando sin cesar
y pedimos algo por esa sangre tan humana
pero solo recibimos lágrimas.

Aún así nos tenemos, como amigos,
como hermanos,
borrando del silencio
la tenue incertidumbre.
Aún así nos tenemos,
para amar y para amarnos.

Esa es la verdadera amistad.
Estar juntos, ser hermanos.
Aprender como amar a los demás.
Aprender a amarnos.

Esa es la verdadera amistad,
ayudarnos en el camino de la vida
y decirnos que nosotros somos fruto
de una felicidad que está por llegar
en cuanto amainen las tormentas
y podamos mirar al horizonte.

OJALÁCAFÉ

©Alfonso Javier Fernández de Gea

lunes, 5 de diciembre de 2016

Mi libro "Versos de Cafeína".


PODÉIS PEDIRLO GRATIS (SÓLO FORMATO PDF) EN: ojalaquefueracafe@hotmail.com


Poema bonito:

Facultad de Comunicación y Documentación.

Hoy quiero decirte algo,
"te quiero",
siempre he tenido miedo
de decírtelo
pero ahora entiendo
de qué va esto de la comunicación.

Ahora que te lo he dicho,
este mensaje quedará en ti,
efímero y eterno a la vez
y puede que cambie el mundo
de alguna forma
que ninguno de los dos,
nos esperamos.

©Alfonso Javier Fernández de Gea