Busca las entradas que quieras en en este blog

lunes, 30 de octubre de 2017

American beauty

Un hombre vacío
descubre
que el mundo está lleno de belleza,
lo descubre
como tantos miles de años atrás
lo hiciera otro hombre con el fuego
bajo el fulgor de las estrellas.

Es entonces
cuando su vida se llena.
Le llena un abrazo,
el oxígeno que respira,
la visión de un árbol,
el tacto de una piel ajena
y piensa
"qué afortunado soy
porque he percibido la belleza"

Ese hombre soy yo
y mi belleza ha cambiado de nombre,
ahora,
se llama poesía.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El dolor.

El dolor no se repara con la costumbre,
con la inercia repetida de la herida,
con el aguante en ojos que no lloran.

Sentir fortaleza es algo pasajero,
la murallas de hierro se oxidan
con oxígeno
y nosotros respiramos oxígeno.

El dolor se va como se van los martes,
con amar la vida
y vivir el llanto.

El dolor se va como se van los aviones,
con el día a día,
persiguiendo un sueño.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Si quieres perderme.

Si quieres perderme, vete.
No me hables.
No dejes ni un resquicio de tu esencia
que se pueda habitar.
No mires atrás.
No pidas ayuda.
No susurres.
No escojas por míseras circunstancias
los mismos lugares de tránsito que yo,
menos si son el camino al miedo, al dolor o a la incertidumbre.
No parpadees, creando con tus ojos
una luz que ilumine toda la noche.
No tiembles ante el paso hacia adelante.
No te arrepientas de la huida.
No me devuelvas lo que te di, es tuyo ahora, dale un nuevo significado fuera de mi.
No esperes a nadie, menos a alguien como yo.
No dejes tus huellas en el castigo del tiempo.
Si quieres perderme vete
y no vuelvas nunca,
porque yo ya te habré perdido
para siempre.

Imagen de "Mira" (encontrada en telegram)


domingo, 10 de septiembre de 2017

Soledad.

Al final estoy solo.
En esta soledad de estrella ignífuga.
En esta soledad de corazón vacío.
En esta soledad de hojas perennes.
En esta soledad de instantes etéreos.
En esta soledad de bosque retorcido.
En esta soledad de un mundo sin mi.

Al final me iré.
Me iré al espacio y seré polvo.
Me iré a la sangre y seré virus.
Me iré a las hojas y seré otoño.
Me iré al tiempo y seré la muerte.
Me iré al bosque y seré la bruma.
Me iré del mundo y no seré.

Y cuando no sea,
todo continuará
en esta basta destrucción
de lo cotidiano,
en esta estrafalaria broma del destino
que se ríe de nosotros
dándonos la última esperanza
y a su vez
la ilógica ignorancia de Pandora.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Te espero en la nada sin nada de nada de ti.

Una tarde inferior a cien mil tardes
todo el ruido es lejano,
huye de mi rango auditivo,
toda imagen se desvanece,
escapa de mi rango visual,
mi percepción del todo es vacía y oscura.

Esta vez no vienes a buscarme,
te he perdido
(como todo se va perdiendo
                   [inevitable el padecer
                              del ser humano]
en la nada)
y ya nada te traerá de vuelta,
ni siquiera mi lamento.

Miro al infinito,
esperando (la esperanza
                        [fe sin religión]
es inevitable cuando todo está perdido) 
que algo me salve
de esta muerte
y no hay nada en la nada de ti.

Esta vez no será como otras veces,
he malgastado todas las oportunidades
y estoy
(como siempre lo he estado,
a pesar de negarme y negarlo)
completamente solo.

jueves, 31 de agosto de 2017

La palabra.

Un buen día , pensando, cayó sobre mi mente una pregunta. ¿Qué es la palabra? Al no hallar respuesta alguna, emprendí un viaje en búsqueda de ésta.

Subí entonces al castillo, donde vivían (según me dijeron) los más sabios del país, pero al hacer la pregunta no me respondieron, no llegaron siquiera a un punto en concreto y ni mucho menos, se pusieron de acuerdo.

Al salir del castillo, mi cabeza estaba llena de dudas, así que decidí bajar al pueblo y allí pregunté a los pueblerinos ¿Qué es la palabra? "Agua" dijo el agricultor, "Carne" dijo el ganadero, "Sangre" dijo el médico, "Muerte" dijo el sepulturero, "Vida" dijo la matrona... Allá por donde preguntaba, la respuesta era diferente y aunque los pueblerinos no se pusieron de acuerdo, al menos, con seguridad, llegaban a un punto en concreto.

Entonces me pregunté ¿Cuál es mi palabra? Y mirando al horizonte respondí "El viento"


viernes, 18 de agosto de 2017

81 versos sin ti.

Hace 81 años mataron a Federico.

No murió.

No latió su corazón hasta el último  suspiro.

No vivió el futuro que le correspondía.

Tampoco su atronador presente,
para nosotros pasado para el recuerdo.

No sintió los placeres ni las heridas
de otros amores posibles.

No besó a más hombres.
No se desnudó ni enseñó la piel
de su pecho,
ni sintió palomas verdes
entrando en su corazón.

No encontró la paz final
de una muerte honrada
por una vida justa.

Federico fue asesinado injustamente
en una parte negra de nuestra historia.

Él mismo dijo que la sangre de nuestros hijos no debía repetirse, 
igualarse con la nuestra.

Por ello debemos recordar su sangre
y la sangre de todos los que vivieron,
de todos los que murieron.

Debemos recordar el pasado
para formar el futuro,
honrar la memoria de los que lucharon
para no volver a caer en las tinieblas.

Hoy, Federico, contamos 81 versos sin ti,
81 años sin el mínimo vestigio de tu cuerpo,
pero siguen viviendo tus versos
y hemos aprendido algo de ellos.

Este futuro sin ti,
es cada vez más un futuro contigo,
con tu palabra como fuerza motora
para la paz de nuestros corazones.

miércoles, 2 de agosto de 2017

Esperanza Renovada

Pasa que,
algún día, cuando todo se apaga
y estás
a punto de abrir tu caja de Pandora
y perder la esperanza,
alguien te abre los brazos
y grita contigo.

En ese grito,
se va,
como en un frenético vómito de aire
todo el dolor que acumulas,
todas las lágrimas no expulsadas.

Así, entiendes que tu,
a pesar de haber caminado
por el sendero de la soledad,
encuentras nuevos senderos
que se marcan con manos ajenas,
creando surcos de solidaridad,
atrayendo de nuevo
a una renovada esperanza.

©Alfonso Javier Fernández De Gea 2017


viernes, 30 de junio de 2017

Hoy mi poema tiene 19 versos.

1 Hoy mi poema tiene 19 versos.

2 Uno que me dio la vida, desgarrándose por dentro.

3 Dos que supieron amargos, poca infancia en el recuerdo.

4 Tres los que quedan hoy, perdidos en el silencio.

5 Hoy mi poema tiene 19 versos.

6 Otro que sale cada mañana y me saluda 
para iluminarme, dos veces cada día y sin pedirme verdades.

7 También uno mas lejano, que se acerca para saludarme.

8 Y uno que se fue volando, porque hay que dejar volar el pasado.

9 No me dejo el que a pesar de las heridas, sigue luchando.

10 Ni los que forman mi familia, porque así lo he elegido.

11 Otro verso para la poesía, que me salvó del abismo.

12 Otro mas para Ítaca, que me ayudó a encontrarme a mi mismo.

13 Para una mujer morena, que me enseñó bastante de la magia de la vida, otros tantos.

14 Para esos momentos felices que pasamos.

15 Para quien está en la guerra y lucha sin ser soldado.

17 Para mi futuro, espero que lleno de poemas y de abrazos.

18 Para el amor, el verdadero, con la primera letra del abecedario.

19 Y el último para mi, para que siga escribiendo.

domingo, 18 de junio de 2017

Prohibido culparse

No estoy al borde de la muerte.
No hago caso del aviso de silencio.
No soy la extinción de mi especie.
Ni el último soldado en esta guerra.

Soy un hombre que lleva el amor por bandera.
Y en mi carne, no quema este amor,
porque nunca estuvo prohibido.

Y es que esta prohibido culparse.
Somos lo que hemos decidido.

A pesar de las palizas,
de las persecuciones,
de las desigualdades,
de las opresiones.

Nosotros seguimos luchando,
demostrando día a día
que amar no es un pecado,
que amor es nombre de mundo.

Por esto.
El orgullo de las pieles entrelazadas.
El orgullo de los labios sin fronteras.
El orgullo de la libertad.

Por esto arrepentirse está prohibido.
Por esto levantad vuestro amor
y mostradlo sin mirar atrás.

Para que nada nos suponga una frontera.
Y hagamos de este mundo,
un lugar libre de cárceles.

OJALÁCAFÉ

©Alfonso Javier Fernández De Gea 2017

Desde hace bastante tiempo, como persona bisexual que soy, me siento parte del movimiento LGTB, que pide una igualdad de derechos y oportunidades para las personas que pertenecemos a este colectivo. Por esto y por las próximas festividades del World Pride (Orgullo Gay) escribo y difundo este poema, espero que os guste.


sábado, 3 de junio de 2017

Gracias, poesía. Segundo aniversario de Ojalá Café.

Gracias, poesía,
por darme las alas del verso,
aquel día en el que todo estaba oscuro
y en el que me liberaste del silencio.

Gracias, poesía,
por darme la profundidad del océano
para transmitir cariño, amor, deseo,
tristeza, soledad, engaño, lucha...,
las cosas que rondan
en la eterna lucha
entre la vida y la muerte.

Gracias poesía
por hacerme abrir los ojos
ante un mundo nuevo,
en el que cada significado
tiene matices infinitos
que irradian la fuerza de la palabra
convertida en verso, en metáfora.

Tu has dado el toque de queda
al silencio, al fuego, a la tierra, al aire,
has catapultado versos inefables,
has llegado al alma y entonces
he entendido tu poder.

Tu has roto las cadenas
en las que mi corazón estaba preso,
gracias, poesía,
por darme las alas del verso.

©Alfonso Javier Fernández de Gea.

Un libro, Ítaca y sus micros libres, un viaje a Madrid con un recital en Aleatorio, otro recital en Zalacain, algunos mas en el corte inglés, otro más en Zarandona, grandes amigos, experiencias increíbles y amor, mucho amor...
Eso es lo que me ha dado Ojalá Café, este blog que estás leyendo, durante sus 2 años (que cumple hoy) de vida. Todo eso y mucho más.

Ojalá Café es un sueño hecho realidad, es un viaje a través de mi mismo, de mis experiencias, de mis ilusiones, de mi amor, de mis miedos, de mis heridas, un viaje a través de mi poesía. Este proyecto es el resultado de un gran trabajo y una gran ilusión, que ha ido cambiando poco a poco durante todo este tiempo, al igual que su contenido. 

Por ello considero este blog como algo de vital importancia para mi, porque ha sabido formar parte de este camino que he elegido tomar. 

Todo esto, además, ha sido apoyado por personas: Las primeras de ellas sois vosotros, los lectores, los amantes de la poesía, que hacéis que esto sea posible. Pero también hay otras personas ahí, mis amigos que siempre apoyan mi trabajo y este año algo nuevo, personas que ya estaban metidas en este mundo y que me han recibido con los brazos abiertos, brindándome así la oportunidad de integrarme en un gran círculo cultural que se genera sobre todo en la capital de Murcia. 

Finalmente, este blog creo que sirve también como referencia externa a aquellas personas que creen en el poder de la poesía, que consiguen hacer de ella un instrumento para vivir el día a día. 

Eso es Ojalá Café y hoy cumple 2 años. Muchas gracias a todos y a todas y... ¡Que cumpla muchos más!

domingo, 21 de mayo de 2017

Izanami e Izanagi.

Sobre las verdes praderas,
al ver el sol, pidió el fuego.
Le di la llama de mi calor,
beso a beso.

Por encima de la noche
y las estrellas, pidió la luna.
Le di la luz de mis ojos
con cada caricia.

Detrás del viento del desierto,
pidió la arena.
Le di mi piel desértica
y con su piel de agua
me salvó de la deshidratación.

Por encima del puente de hierro,
pidió un país,
una tierra para cuidar a nuestros hijos.
Clavé mi lanza en el océano
y surgió nuestro hogar,
dónde ahora estamos,
donde moriremos.

OJALÁCAFÉ.

©Alfonso Javier Fernández de Gea.

Este poema es una reinterpretación de una de las historias de la mitología japonesa, la de los dioses Izanami e Izanagi, que crearon Japón. En este poema hago una alusión a su historia de amor y a como crean el país, siguiendo los datos que dan la mayoría de versiones, sobre un puente , los dioses introducen la lanza en el mar y al sacarla, emerge una gran isla. En otras versiones se cuenta que es Izanami la que le pide a Izanagi un país y este es el que usa la lanza. La historia de estos dos dioses no acaba con la creación de Japón, por lo que os pongo un link a continuación por si queréis saber más sobre estos dioses, tan solo advertir de que como en todas las mitologías, hay muchas versiones de estos mitos y sin duda alguna, muchas similitudes entre unas mitologías y otras.
Más información sobre el mito en: japonismo.com


Alfonso Javier Fernández de Gea es poeta y estudiante de periodismo. Como poeta sacó su primer libro "Versos de Cafeína" a finales de 2016. Como periodista trabaja en "El periodicum"y ha realizado artículos en diferentes blogs. 

sábado, 6 de mayo de 2017

Hannah Baker.

Esta es Hannah Baker,
a Hannah le encantan las cintas
en las que pueda grabar su historia,
la historia de un suicidio.

Hannah se suicida
y explica en varias cintas las 13 razones
por las que lo hace,
pero Hannah es un personaje
de una serie de Netflix.

Aún así hay realidades que dan
más miedo que la de Hannah.
Como la de Lucía,
que cansada de ser "la gorda"
se ahorcó en su casa de Murcia.

Lucía tenía de compañeros
Imagen de elmundo.es
a unos niños que fueron enseñados
a ejercer violencia contra lo diferente,
porque si alguien es débil
hay que aprovecharse de ello,
eso es lo que les enseñan desde pequeños.

Y Lucía no es la única,
hay cientos, miles de niños,
que son acosados diariamente
en las aulas.

Por esto Netflix lanza con su serie
una campaña para concienciar contra
el acoso.

En vez de enseñar a nuestros hijos
en este sistema en el que imperan
como valores dominantes, la violencia,
el acoso, la competencia por el éxito
o los intereses de los más fuertes,
debemos de enseñar a nuestros hijos
en valores como el respeto,
la convivencia entre iguales,
la solidaridad o el cariño.

Porque nadie, ya sea un personaje
de ficción como Hannah Baker
o una niña de piel como Lucía,
se merece ser perseguido
por ser quien verdaderamente quiere,
por ser diferente.

La verdadera violencia es la de
este mundo, que nos vigila constantemente,
así que cambia las cosas,
promueve ideas de libertad y empatía,
para que nadie más tenga que soportar
la tortura de ser un acosado.

©Alfonso Javier Fernández de Gea.

Información sobre el caso de lucia (elmundo.es)

El autor:

Alfonso Javier Fernández de Gea es poeta y estudiante de periodismo. Como poeta sacó su primer libro "Versos de Cafeína" a finales de 2016 y participa en la antología "Versos en el aire VI". Como periodista trabaja en "El periodicum"y ha realizado artículos en diferentes blogs. 

martes, 25 de abril de 2017

Vacío, pero escribo.

Hacía mucho tiempo
que no sentía esta sensación
de vacío
en la que mi estómago
tiene hambre de mariposas
pero afuera está lloviendo
y hace frío.

Hoy he reflexionado sobre
mi futuro
y he caído en la cuenta
de que todo lo que hago es escribir.
Y en este mundo, conseguir éxito
es imposible, odio competir,
no me gusta sentirme obligado
a hacer algo que no quiero.

Pero al mismo tiempo siento
que haciendo lo que quiero
no es suficiente,
que tiene que haber algo más,
busco en los armarios
de mi memoria
y recupero un recuerdo
de la infancia.

Voy a escribir sin parar,
voy a llorar escuchando
"Lucha de Gigantes",
voy a reír con mis amigos,
voy a conversar con mi madre,
voy a jugar videojuegos
hasta hartarme,
voy a leerme un buen libro.

¿Y todo lo demás?
No importa, viene con el tiempo.

Hoy voy a vivir mi vida
y a olvidar mis miedos.

©Alfonso Javier Fernández de Gea.

OjaláCafé

También en WordPress: ojalacafe

sábado, 8 de abril de 2017

¿Donde he estado todo este tiempo?

¿Donde he estado todo este tiempo?
No lo se, divagando,
pensando en tantas y tantas cosas,
que no me había dado cuenta
de que estabas ahí.

¿Donde habías estado todo este tiempo?
Todavía sigue pareciendo magia
que exista alguien como tu.
Pero estas posando tan natural,
mirando a la cámara,
como si un amanecer se posara
en forma de pájaro
en la pradera de mi pecho.

¿Donde hemos estado todo este tiempo?
Buscándonos, pero al fin estamos,
aquí, luchando contra todo aquello
que nos hace daño,
sonriendo al mundo,
porque ahora nos merecemos
todo aquello bueno que nos pase.

©Alfonso Javier Fernández de Gea.

OjaláCafé

martes, 28 de marzo de 2017

Grito de mujer II: Limpieza.












Tu viste a tu madre limpiar
y no tuviste manera de apagarla.
La vida no era una televisión,
era real el miedo, eran reales las lágrimas.

Tu viste a tu madre sangrar,
antes de ir al colegio,
sangraba en los pasillos
que después limpiaba,
que siempre limpiaba,
que eternamente limpiaba.

Tu viste a tu madre llorar
y a tu padre encima de ella,
como si fuera un animal,
no existía el amor
si no la guerra.

Tu viste a tu madre con un cuchillo,
en un intento frustrado de rajarse la vida,
para después limpiar las palabras
nunca dichas.

Tu vida no era diferente,
limpiabas en el colegio y borrabas
a los chicos que intentaban
levantar tu falda.

Borrabas al maestro que lo consiguió,
en una sociedad donde todo se callaba,
borrabas las palabras,
limpiabas las heridas.

¡Ay! Las mujeres limpiaban.
Y hoy la televisión limpia sus cadáveres,
con números que también matan.

Pequeña niña, en los suburbios
de Bagdad, hoy con el tuyo,
limpian cadáveres en los escombros.

Y las mujeres siguen limpiando,
pero ahora hay ruido
y los hombres también limpian
y limpiamos
y hemos dejado de callar algunas cosas.

Hoy tu lucha se hace la nuestra
y las palabras de dicen
y las cosas se cambian.

©Alfonso Javier Fernández de Gea.

OJALÁCAFÉ

#Cuandogritaelalma

Este es el poema que recité en el pasado certamen de Grito de Mujer en Cehegín, fue mi segunda vez en este evento, por ello el nombre: Grito de Mujer II:Limpieza.

Imagen de: teinteresa.com

martes, 21 de marzo de 2017

Generación bosque.

Comenzando por donde todo

se debe empezar. 
Estabas tú en el patio del colegio,
tú y algunas personas más,
el sitio donde las palomas volaban, 
las circunstancias de un corazón
al que le sobraban ganas
pero le faltaban palabras.

Detrás de los armarios yo tenía
una pequeña libreta.
A veces iba allí, la cogía y la miraba.
Algunas veces escribía,
pero poco después lo dejé
porque no podía tener tiempo
para expresar,
tenía que tener tiempo para
estar resolviendo ejercicios matemáticos.

Vi que algunas de las sombras
que deambulaban por el asfalto
empezaban a ser árboles extraños,
pues les crecían máquinas con botones de las manos.

Y yo, que era otro tipo de árbol,
buscaba mi propia luz para que
no sangraran mis raíces más vitales.

Pasó el tiempo y crecí como árbol.
De alguna forma supe encontrar
el espacio y el momento,
supe saciar mi sed de río
y mi hambre de tierra.

Entonces vi que otros árboles
cambiaban su orientación
en consonancia con la mía,
como distribuyéndonos el espacio
de forma equitativa.

Volví a escribir y esta vez
con más fuerza,
hasta que mi sabia se hizo palabra,
hasta que mi palabra se hizo poema.

Ahora somos todo un bosque

a la deriva,
respirando aparte de un mundo
que se intoxica,
pero otros árboles nos miran
y empiezan a girar en la dirección
que marcamos.

Hoy tenemos la oportunidad
de crear lo inmarcesible,
de crearnos,
sabernos libres antes que presos,
llorar desnudos en los desiertos
para luego emerger en el bosque
de nuevo como árboles
que esta vez
se han construido un futuro
parecido a la auténtica felicidad.

OJALÁCAFÉ.

Feliz día mundial de la poesía.

©2017 Alfonso Javier Fernández De Gea. (del texto)

©2017 Antonio López Sevilla. (de la fotografía)

Simbiosis producida gracias a Asociación Cultural Juvenil

Gracias por las imágenes. (@finalysphotography)

#Cuandogritaelalma



miércoles, 15 de marzo de 2017

Te conozco desde hace tiempo.

Te conozco desde hace tiempo,
me ha dado esa sensación
aunque sea la primera vez
que te veo.

Hay algo en ti que ha tocado
a mis recuerdos,
incluso, puede ser
que los hayas cambiado
y hayas transformado otros rostros
para convertirlos en el tuyo.

Has hecho trampa, lo sé,
te has colado en la cola
de mis neuronas,
has entrado por la ventana,
has puesto la zancadilla.

Así que ahora, no sé cómo,
le estoy dando vueltas
a la cabeza,
para ver si eres alguien más
de lo que demuestras.

No sé, serás un déjà vu
en este cerebro,
un palpito que presiente
la ocurrencia de otros tiempos
más lejanos.

Te conozco desde hace tiempo.
O eso creo...

OJALÁCAFÉ

Para Helena, una mujer-pintora que inspiró en mi esa sensación de deja vu que a veces ocurre en los cerebros más atentos y abiertos a la vida.

©Alfonso Javier Fernández de Gea (del texto)

©Helena Rodríguez Crespo (de la pintura) (@helenarodriguezcrespo



martes, 7 de marzo de 2017

Fiesta de disfraces.

No sabía que pensar
sobre las máscaras,
sobre los disfraces, sobre todo lo que escondemos
detrás de la piel.

Pero hoy todo el mundo
va ocultando
aquello que dejó atrás
para mostrar un yo más nuevo.

Y yo, como no (y como siempre)
voy vestido con mi disfraz
de poeta, libreta y bolígrafo en mano.

Y aún te estoy esperando
y claro, pasas de paso, de cebra,
vestida con rayas blancas y negras.

Y claro, pasas.
¿Y si de paso te quedas?

Pero te vas como viniste y yo te dejo ir, 
interpretando este papel maravilloso,
como si fuera feliz
con todo lo que llevo dentro.

Pero claro,
hoy estamos de carnavales
y hay que disfrazarlo todo
en esta puta fiesta de disfraces.

©Alfonso Javier Fernández de Gea

OJALÁCAFÉ

domingo, 19 de febrero de 2017

Oveja negra.

Aviso, este poema está escrito
para que te cabrees,
para que le escupas a tu jefe en la cara,
para que salgas a la calle por tu casa,
para que le digas a tu pareja que la dejas,
para que en el hospital no hayan listas largas de espera,
para que este mundo vaya bien a gritos
y para que no se use como arma el silencio.
Se que puto/a es una palabra
completamente innecesaria en este texto
así que no la leas si ninguno de los anteriores, es tu caso.

Hay una puta vaca
en medio de la puta estepa.
Come hierba y en su puta vida
ve un cerezo.
Y la vaca muge
a ver si el puto tiempo pasa.
Pero aquí mentimos
para que siga siendo una puta vaca.

Hay un puto árbol en medio de
una ciudad llena de nada.
Como diciendo que todavía queda
una puta esperanza.
Y ni siquiera sabemos que de él
salían antes las putas manzanas.
Las putas manzanas.

Hay un puto día en el que todo se muere,
todo se arrasa, todo se acaba.
Hay un puto día en el ya nada importa,
sólo ser masa.

Hay un puto ejército de ovejas blancas
que dan lana.
Como si fueran a detener el puto frío
de este puto invierno que nos invade el alma.
Como si fueran a hacer algo
y no hacen nada.

Y yo la puta oveja negra que no encaja.
Que quiere ver arder el puto monte
antes que comer la puta hierba.
Que quiere ver la puta manzana
antes que observar el puto árbol.
Que quiere parar el puto frío
antes que dar lana.

Y yo la puta oveja negra que no encaja.
Y yo la puta oveja negra que no encaja.
Y yo la puta oveja negra que no encaja.

Porque cuando nací dije que la poesía
es lo que te sale cuando grita el alma.

©Alfonso Javier Fernández De Gea












martes, 14 de febrero de 2017

Te quiero

Fotografía de Antonio López Sevilla
















Todas las cosas sencillas se convierten en "te quiero":
El abrazo cálido de un niño.
El beso cariñoso de una madre.
El sexo apasionado con tu pareja.

Todas las cosas bonitas se convierten en "te quiero":
El campo de trigo mientras amanece.
El mar en una noche de verano.
Fotografía de Antonio López Sevilla
Las estrellas esparcidas por tus pechos cuando te desnudo
y siento que busco el placer en el universo.

Todo empieza siendo nada y termina en
"te quiero":
El apoyo sincero de tus amigos.
La bonita sonrisa de una mujer morena contemplando a su hijo.
El temblor de tus dedos en el conservatorio de la vida, donde me tocas 
y a cada instante brotan nuevas notas musicales.

Así que si, nunca lo dudes, en la cama, 
en la ducha, en la calle, en el bar, en Francia  
(donde lloraste en aquel banco), en todos los sitios
 y en todas las circunstancias, 
TE QUIERO.

Porque todas las cosas
sencillas y bonitas
se convierten
en quererte.

Feliz San Valentín a todos los que creen en el verdadero amor (no en el amor verdadero)

copyright del texto
©Alfonso Javier Fernández de Gea
copyright de las imágenes
©Antonio López Sevilla 


Fotografía de Antonio Lopez Sevilla. Instagram: @finalysphotography

Simbiosis cultural producida por Asociación Cultural Juvenil

domingo, 5 de febrero de 2017

Arrugas.


El recuerdo se entremezcla
en los arrecifes de la memoria.

Hoy tu voz parece la de otros
y estas gritando
palabras incomprensibles.

Acabo ahogado, en el silencio provocado 
por el quebranto de mis cuerdas vocales.

La vida se mece en este sofá vacío,
los dos nos hacemos viejos
y nadie nos hace caso.

Los relojes destilan tiempos pasados,
los que parecen estar, estuvieron,
pero ahora no me miran.

Me manchan las arrugas y estoy escrito,
como este papel arrugado y mi pluma
sin tinta.

Dejaré la voz para el que viva triste,
que así, se quede seco en este mundo de lágrimas.

El cristal ya no está negro
y es necesario levantar la vista,
mañana estaré de luto,
encerrado en madera.

Ya lo he aceptado,
estas arrugas vacías
me quitan la vida,
pero sonrío,
hoy he vivido otro día.

Fotorafía de Antonio López Sevilla. Instagram @finallysphotography
Esta mezcla de poesía y fotografía está producida por Asociación Cultural Juvenil

cpyright del texto
©Alfonso Javier Fernández de Gea
copyright de las imágenes
©Antonio López Sevilla

sábado, 28 de enero de 2017

Solo te quedan dos monedas

El pasado nos persigue, amigo.
Los demás solo se quedan con
aquello que hemos sido,
nunca con lo que somos.

Parece que nos cuesta
dar una oportunidad
y creer en el cambio.
Pero míralos, hablan de fe
y no creen ni en si mismos.

El pasado nos persigue y somos
aquello que quedó de nosotros,
nunca lo que queda,
o eso quieren que creamos.

Pero yo creo en ti.
Pondría las manos en el fuego
si hiciera falta,
porque yo si se que podemos cambiar.

Nunca le des demasiada importancia
a aquello que pasó, sino a lo que pasa.

En el bolsillo solo te quedan dos monedas
y hay muy pocas cosas por las que
merece la pena cambiarlas.

Con la primera valórate a ti mismo.
Con la segunda, juégatela,
lanzala al aire,
mientras sigas siendo quien eres
caerá siempre la cara
por la que juegues.

OJALÁCAFÉ

Poema dedicado a mi gran amigo Alfonso, espero que te guste hermano.

Fotografía de Antonio López Sevilla.
Instagram: @finalysphotography

copyright del texto
©Alfonso Javier Fernández de Gea
copyright de las imágenes
©Antonio López Sevilla


jueves, 19 de enero de 2017

Roma es una ciudad arte y una ciudad guerra.


A ti, que no crees en el amor.
Y a mi, que, como dice sabina, me sobran los motivos.


El vuelo de una mariposa en Francia genera un tornado en Estados Unidos.

Roma es una ciudad arte y una ciudad guerra.

Estas frases no guardan, en apariencia, ninguna relación entre ellas.

El amor mueve el mundo, es cierto.
Amor nunca tiene nombre de persona,
esta en nosotros,
palpitando desde el primer segundo.

Nacemos por amor, amor mal dado,
amor egoísta, amor desafortunado,
incluso por falta de amor, pero amor al fin y al cabo.

Crecemos en amor, quizás nos falte,
nos acostemos con las hormigas,
nos levantemos con lágrimas
y aprendamos de caer mil veces,
pero es amor al fin y al cabo.

Y llega un momento en el que deseamos.
El deseo llega de dos partes.
Nos duele la vida y queremos que no nos duela.
Nos duele la vida y queremos que no duela a nadie.
Amor al fin y al cabo.

Sembramos árboles.
Construimos ciudades.
Follamos demasiado.
Y nos introducimos lentamente
en los móviles. 
Pero el amor nos tiene rodeados.

No amor de tu y yo y el mundo aparte.
Amor de un nosotros creciendo siempre.

Y ahí es cuando tomamos decisiones,
por amor, esta claro.
Y cuidado, que no os coja desprevenidos.
Esas decisiones transforman el mundo.

La vida está compuesta de millones de posibilidades.

Roma fue una ciudad de guerra
y ahora es una ciudad llena de arte.
Eso es transformación.

Si tomamos decisiones,
hacemos que unas cuantas
de esas posibilidades sean reales
y que las otras se queden ahí
simplemente siendo posibles
pero sin haber ocurrido nunca.
El vuelo de una mariposa
genera un tornado en Estados Unidos.
La próxima vez que lo preguntes,
no lo dudes,
es amor,
llama a tu puerta y nunca
es para hacerte daño
sino para que vivas
sin miedo.

OJALÁCAFÉ


(Muchas personas me han dicho que no creen en el amor, la gran mayoría se equivoca en el concepto en el que dicen no creer, son muchas las que le ponen nombre, rostro, identidad e incluso personalidad, pero el amor va más allá de una persona, el amor es una idea, una forma de vida, un motivo, el amor es amor y mucho más, por eso quise escribir este poema)

copyright del texto:
©Alfonso Javier Fernández de Gea



martes, 10 de enero de 2017

Tengo unas ganas locas de que vengas.

Como suele pasar siempre
en estas fechas,
tengo unas ganas locas de que vengas.
Con el sol acompañando
a tu fuerza de mar sereno.

Eres como un recuerdo,
llevado por la marea
como un cristal de sal
que dejas cuando te vas
y recoges cuando llegas.

Cuando me acerco a tu arena
escucho tu voz tras el viento,
pues el verano te acerca
y yo voy esperando el momento.

Y efectivamente,
tengo unas ganas tremendas de que vengas.
Porque el cielo suele ser triste sin ti.
Aunque no se como lo haces,
que los días en que se vuelve aun más triste,
siempre apareces y lo cambias todo.

Así que si,
tengo todas las ganas del mundo de que vengas,
a caminar por el pueblo,
a abrazarte entre el silencio,
a despejarnos de unas cuantas lágrimas,
a sentarnos ante el amanecer
y brillar todos juntos,
más que el propio cielo estrellado.

Así que no tardes mucho,
porque contigo todo es posible
en los veranos que conquistamos a base de sonrisas.

Contigo, todos juntos,
con el conjunto de estrellas que en aquel inicio nos juntamos 
formaremos
la constelación más bonita
y podremos volver a ser poesía.

OJALÁCAFÉ

(A ti, mi estrella valenciana, que siempre tiendo a echarte de menos cuando se acerca el verano, espero verte pronto por mi tierra y con esa amistad tan nuestra, ser más poesía que nunca)

©Alfonso Javier Fernández de Gea

jueves, 5 de enero de 2017

¿Que por qué escribo?

¿Sabéis esos días que queréis echarlo todo, gritarlo a los cuatro vientos,
llorarlo junto a la almohada o incluso convertirlo en metáfora? 

Pues así son todos mis días.
Por eso escribo poesía.

Las flores me perforan la garganta.
El silencio me quiebra el pecho.

¿Qué digo?
El pecho me duele,
siento como me presiona,
justo en el centro
el dedo de la muerte.
Como está a punto de estallar,
volcánico y furioso
y ojalá que este fuego
incendiara el mundo.

Esto no es una metáfora
para que pienses en que la vida
puede tener otro puto significado.
Esta es la puta realidad del silencio.
Así que no sigáis leyendo con pausas,
ni con la musicalidad ignífuga del árbol.

¿Sabéis esos días en que os viene todo?
Siento rabia de estar pétreo ante el movimiento.
Desdén hacia esquivar la vida sin ningún destino.
Ansiedad por los gritos innecesarios.
Pero nunca lo suelto. 

Me puedes ver ahí, como inútil,
como perro dolorido por su aliento.
Como presa en las fauces de la vida.
Como arena en la boca.

¿Que por qué escribo?
¿Has sentido alguna vez impotencia
por no saber decir algo?
¿Por no saber decirle que la quieres?
¿Por no saber decir que sientes algo?
¿Has estado alguna vez varios años callado?

Si has sentido esto dime.
¿Dónde ha quedado tu silencio?
¿Dónde has llorado?
¿Dónde has dejado el peso de la vida,
el paso hacia la muerte?

Yo si tengo la respuesta,
esta es la única puta forma de deciros
que la vida si puede tener otro significado.
Aunque sea una puta mentira.
En algo tenemos que seguir creyendo,
así que, mejor, creamos en nosotros mismos.

(Por eso escribo,
para escaparme, huir, matar, dejar...
Para irme lejos.
Para olvidar el silencio)

OJALÁCAFÉ

©Alfonso Javier Fernández de Gea