Busca las entradas que quieras en en este blog

sábado, 28 de enero de 2017

Solo te quedan dos monedas

El pasado nos persigue, amigo.
Los demás solo se quedan con
aquello que hemos sido,
nunca con lo que somos.

Parece que nos cuesta
dar una oportunidad
y creer en el cambio.
Pero míralos, hablan de fe
y no creen ni en si mismos.

El pasado nos persigue y somos
aquello que quedó de nosotros,
nunca lo que queda,
o eso quieren que creamos.

Pero yo creo en ti.
Pondría las manos en el fuego
si hiciera falta,
porque yo si se que podemos cambiar.

Nunca le des demasiada importancia
a aquello que pasó, sino a lo que pasa.

En el bolsillo solo te quedan dos monedas
y hay muy pocas cosas por las que
merece la pena cambiarlas.

Con la primera valórate a ti mismo.
Con la segunda, juégatela,
lanzala al aire,
mientras sigas siendo quien eres
caerá siempre la cara
por la que juegues.

OJALÁCAFÉ

Poema dedicado a mi gran amigo Alfonso, espero que te guste hermano.

Fotografía de Antonio López Sevilla.
Instagram: @finalysphotography

copyright del texto
©Alfonso Javier Fernández de Gea
copyright de las imágenes
©Antonio López Sevilla


jueves, 19 de enero de 2017

Roma es una ciudad arte y una ciudad guerra.


A ti, que no crees en el amor.
Y a mi, que, como dice sabina, me sobran los motivos.


El vuelo de una mariposa en Francia genera un tornado en Estados Unidos.

Roma es una ciudad arte y una ciudad guerra.

Estas frases no guardan, en apariencia, ninguna relación entre ellas.

El amor mueve el mundo, es cierto.
Amor nunca tiene nombre de persona,
esta en nosotros,
palpitando desde el primer segundo.

Nacemos por amor, amor mal dado,
amor egoísta, amor desafortunado,
incluso por falta de amor, pero amor al fin y al cabo.

Crecemos en amor, quizás nos falte,
nos acostemos con las hormigas,
nos levantemos con lágrimas
y aprendamos de caer mil veces,
pero es amor al fin y al cabo.

Y llega un momento en el que deseamos.
El deseo llega de dos partes.
Nos duele la vida y queremos que no nos duela.
Nos duele la vida y queremos que no duela a nadie.
Amor al fin y al cabo.

Sembramos árboles.
Construimos ciudades.
Follamos demasiado.
Y nos introducimos lentamente
en los móviles. 
Pero el amor nos tiene rodeados.

No amor de tu y yo y el mundo aparte.
Amor de un nosotros creciendo siempre.

Y ahí es cuando tomamos decisiones,
por amor, esta claro.
Y cuidado, que no os coja desprevenidos.
Esas decisiones transforman el mundo.

La vida está compuesta de millones de posibilidades.

Roma fue una ciudad de guerra
y ahora es una ciudad llena de arte.
Eso es transformación.

Si tomamos decisiones,
hacemos que unas cuantas
de esas posibilidades sean reales
y que las otras se queden ahí
simplemente siendo posibles
pero sin haber ocurrido nunca.
El vuelo de una mariposa
genera un tornado en Estados Unidos.
La próxima vez que lo preguntes,
no lo dudes,
es amor,
llama a tu puerta y nunca
es para hacerte daño
sino para que vivas
sin miedo.

OJALÁCAFÉ


(Muchas personas me han dicho que no creen en el amor, la gran mayoría se equivoca en el concepto en el que dicen no creer, son muchas las que le ponen nombre, rostro, identidad e incluso personalidad, pero el amor va más allá de una persona, el amor es una idea, una forma de vida, un motivo, el amor es amor y mucho más, por eso quise escribir este poema)

copyright del texto:
©Alfonso Javier Fernández de Gea



martes, 10 de enero de 2017

Tengo unas ganas locas de que vengas.

Como suele pasar siempre
en estas fechas,
tengo unas ganas locas de que vengas.
Con el sol acompañando
a tu fuerza de mar sereno.

Eres como un recuerdo,
llevado por la marea
como un cristal de sal
que dejas cuando te vas
y recoges cuando llegas.

Cuando me acerco a tu arena
escucho tu voz tras el viento,
pues el verano te acerca
y yo voy esperando el momento.

Y efectivamente,
tengo unas ganas tremendas de que vengas.
Porque el cielo suele ser triste sin ti.
Aunque no se como lo haces,
que los días en que se vuelve aun más triste,
siempre apareces y lo cambias todo.

Así que si,
tengo todas las ganas del mundo de que vengas,
a caminar por el pueblo,
a abrazarte entre el silencio,
a despejarnos de unas cuantas lágrimas,
a sentarnos ante el amanecer
y brillar todos juntos,
más que el propio cielo estrellado.

Así que no tardes mucho,
porque contigo todo es posible
en los veranos que conquistamos a base de sonrisas.

Contigo, todos juntos,
con el conjunto de estrellas que en aquel inicio nos juntamos 
formaremos
la constelación más bonita
y podremos volver a ser poesía.

OJALÁCAFÉ

(A ti, mi estrella valenciana, que siempre tiendo a echarte de menos cuando se acerca el verano, espero verte pronto por mi tierra y con esa amistad tan nuestra, ser más poesía que nunca)

©Alfonso Javier Fernández de Gea

jueves, 5 de enero de 2017

¿Que por qué escribo?

¿Sabéis esos días que queréis echarlo todo, gritarlo a los cuatro vientos,
llorarlo junto a la almohada o incluso convertirlo en metáfora? 

Pues así son todos mis días.
Por eso escribo poesía.

Las flores me perforan la garganta.
El silencio me quiebra el pecho.

¿Qué digo?
El pecho me duele,
siento como me presiona,
justo en el centro
el dedo de la muerte.
Como está a punto de estallar,
volcánico y furioso
y ojalá que este fuego
incendiara el mundo.

Esto no es una metáfora
para que pienses en que la vida
puede tener otro puto significado.
Esta es la puta realidad del silencio.
Así que no sigáis leyendo con pausas,
ni con la musicalidad ignífuga del árbol.

¿Sabéis esos días en que os viene todo?
Siento rabia de estar pétreo ante el movimiento.
Desdén hacia esquivar la vida sin ningún destino.
Ansiedad por los gritos innecesarios.
Pero nunca lo suelto. 

Me puedes ver ahí, como inútil,
como perro dolorido por su aliento.
Como presa en las fauces de la vida.
Como arena en la boca.

¿Que por qué escribo?
¿Has sentido alguna vez impotencia
por no saber decir algo?
¿Por no saber decirle que la quieres?
¿Por no saber decir que sientes algo?
¿Has estado alguna vez varios años callado?

Si has sentido esto dime.
¿Dónde ha quedado tu silencio?
¿Dónde has llorado?
¿Dónde has dejado el peso de la vida,
el paso hacia la muerte?

Yo si tengo la respuesta,
esta es la única puta forma de deciros
que la vida si puede tener otro significado.
Aunque sea una puta mentira.
En algo tenemos que seguir creyendo,
así que, mejor, creamos en nosotros mismos.

(Por eso escribo,
para escaparme, huir, matar, dejar...
Para irme lejos.
Para olvidar el silencio)

OJALÁCAFÉ

©Alfonso Javier Fernández de Gea