Busca las entradas que quieras en en este blog

miércoles, 20 de septiembre de 2017

El dolor.

El dolor no se repara con la costumbre,
con la inercia repetida de la herida,
con el aguante en ojos que no lloran.

Sentir fortaleza es algo pasajero,
la murallas de hierro se oxidan
con oxígeno
y nosotros respiramos oxígeno.

El dolor se va como se van los martes,
con amar la vida
y vivir el llanto.

El dolor se va como se van los aviones,
con el día a día,
persiguiendo un sueño.

miércoles, 13 de septiembre de 2017

Si quieres perderme.

Si quieres perderme, vete.
No me hables.
No dejes ni un resquicio de tu esencia
que se pueda habitar.
No mires atrás.
No pidas ayuda.
No susurres.
No escojas por míseras circunstancias
los mismos lugares de tránsito que yo,
menos si son el camino al miedo, al dolor o a la incertidumbre.
No parpadees, creando con tus ojos
una luz que ilumine toda la noche.
No tiembles ante el paso hacia adelante.
No te arrepientas de la huida.
No me devuelvas lo que te di, es tuyo ahora, dale un nuevo significado fuera de mi.
No esperes a nadie, menos a alguien como yo.
No dejes tus huellas en el castigo del tiempo.
Si quieres perderme vete
y no vuelvas nunca,
porque yo ya te habré perdido
para siempre.

Imagen de "Mira" (encontrada en telegram)


domingo, 10 de septiembre de 2017

Soledad.

Al final estoy solo.
En esta soledad de estrella ignífuga.
En esta soledad de corazón vacío.
En esta soledad de hojas perennes.
En esta soledad de instantes etéreos.
En esta soledad de bosque retorcido.
En esta soledad de un mundo sin mi.

Al final me iré.
Me iré al espacio y seré polvo.
Me iré a la sangre y seré virus.
Me iré a las hojas y seré otoño.
Me iré al tiempo y seré la muerte.
Me iré al bosque y seré la bruma.
Me iré del mundo y no seré.

Y cuando no sea,
todo continuará
en esta basta destrucción
de lo cotidiano,
en esta estrafalaria broma del destino
que se ríe de nosotros
dándonos la última esperanza
y a su vez
la ilógica ignorancia de Pandora.